Archivos Mensuales :

noviembre 2020

Carlos Cid: “BeeWaze me ha servido una enormidad”

649 365 beewazecl

Ocho años tenía Carlos Cid cuando un enjambre llegó a su casa en el sector de Mortandad, cerca de Los Ángeles, VIII Región. Su hermano Juan Francisco, 10 años mayor, distribuyó las abejas en un par de cajones y meses más tarde cosechó 2 grandes latas de miel, que vendió a muy buen precio.

Aunque Carlos solo fue testigo de ese espectáculo de la naturaleza, las imágenes del enjambre, de su hermano lidiando con las abejas y de la miel, quedaron marcadas a fuego en su mente de niño. Cuando cumplió 16 años salió con Juan Francisco, hacha en mano, a sacar colmenas de los árboles en las zonas aledañas. Ése fue su estreno oficial en la apicultura.

“A los 18 comencé a estudiar en una escuela agrícola. Ahí aprendí a criar conejos, cerdos, gallinas y también a trabajar con abejas. Mi práctica y mi tesis las hice en apicultura y me contrataron como obrero en Colmenares Santa Verónica, en Quilleco, donde estuve casi 10 años. Luego partí a Concepción y trabajé como asesor de pequeños agricultores en el cultivo de cerezos y en la instalación de riegos”.

En 2002, Carlos regresó a Mortandad, decidido a dedicarse exclusivamente a la apicultura. Asegura que no está en sus planes abandonar este oficio milenario, del que ha conocido ambas caras de la moneda: “En mis más de 40 años de apicultor he tenido algunas temporadas muy buenas, con producciones cercanas a los 100 kilos de miel por colmena, pero también he vivido tiempos difíciles. En los años 98´ y 2002, por ejemplo, saqué apenas medio tambor de 200 colmenas”.

Actualmente, Carlos Cid compatibiliza la gestión de sus colmenas con el desarrollo de asesorías para agrupaciones apícolas de Santa Bárbara, Antuco, Los Ángeles y Tucapel. Con ellos comparte sus experiencias, conocimientos y sueños.

“En estos momentos hay grandes problemas para la apicultura. Uno es que no hay mano de obra, porque los jóvenes no quieren trabajar con abejas, se escapan de ellas. Lo otro es que en Chile solo existen 3 medicamentos registrados por el SAG para tratar las plagas y enfermedades, entonces si no hay stock o si el precio es muy alto, se nos pone cuesta arriba salvar las colmenas, porque aún no tenemos Ley Apícola y es muy difícil acceder a recursos del Estado. También están los herbicidas que usan las forestales y matan la tierra; donde antes crecían árboles nativos ricos en néctar y polen, hoy solo crecen pinos y eucaliptus. Todas las fuentes de agua se están secando y están los neonicotinoides y los transgénicos, que en su base vienen con insecticidas que matan a las abejas”.

Como muchos apicultores, Carlos debe trashumar cada año para asegurar sus colmenas. Antiguamente, se trasladaba desde Quillota hasta Chiloé, actualmente viaja desde Mortandad hacia Victoria, luego regresa a Los Ángeles y termina la ruta en la Cordillera de Los Andes o en la Cordillera de La Costa.

Hace un tiempo, asistió a una reunión organizada por INDAP Chillán en la que, junto a otros apicultores, conoció la tecnología BeeWaze, herramienta que ha facilitado su trabajo, particularmente en épocas de trashumancia: “La verdad es que me ha servido una enormidad, porque puedo estar en mi casa, a 200 o 500 kilómetros de donde tengo las colmenas y saber cómo están, monitoreándolas desde mi teléfono. Si veo que están subiendo de peso me planifico para llevar alzas, si veo que está faltando polen llevo alimento”.

Para Carlos Cid, el monitoreo se traduce en menores costos y mejor gestión: “Evito traslados innecesarios y cuando viajo, tengo claro qué debo llevar o hacer. La verdad es que como herramienta es muy buena, me gusta muchísimo y quisiera que otros apicultores la conocieran, pero con esto de la pandemia no hemos podido reunirnos. La otra gran ventaja es que INDAP subsidió parte de los costos que implica tener BeeWaze, entonces eso la vuelve accesible para muchos”.

Si quieres contactar a Carlos Cid para adquirir su miel o contratar sus asesorías apícolas, puedes escribir a su WhatsApp: +56 9 7560 9584

“Gracias a BeeWaze logré mejorar los precios de polinización”

649 365 beewazecl

Estos meses han sido ajetreados para Patricio Aguilera. Este apicultor y representante gremial de la VII Región trabaja sin pausa durante todo el año, pero la primavera es particularmente exigente para quienes, como él, prestan servicios de polinización.

Logramos conversar con Patricio en forma remota, mientras trasladaba sus colmenas entre la VI y la X regiones. Aunque hay muchas cosas que aprender de su experiencia, esta vez nos enfocamos en una problemática pendiente para la industria apícola chilena: la fijación de tarifas por polinización.

¿Cómo se pagan los servicios de polinización en nuestro país?
En Chile los precios son muy bajos, considerando los enormes beneficios y ganancias que generan a los fruticultores. Con polinización, por ejemplo, los almendros y los cerezos logran llegar a su máximo rendimiento, es decir, nuestras abejas permiten a los dueños de los huertos producir más frutos y con mejor calidad.

¿Cuál es la autocrítica que hace a su gremio en materia de fijación de tarifas?
Yo creo que a los apicultores nos falta sentarnos a la mesa, escucharnos y ponernos de acuerdo, es la única forma en que podremos tener un poder de negociación real frente a los fruticultores. Actualmente cada apicultor cobra lo que puede y, como los fruticultores nos ven divididos, en vez de aumentar nuestras tarifas, éstas se mantienen o incluso bajan.

Desde su experiencia, ¿cómo debiera negociar un apicultor la tarifa por servicios de polinización?
Para empezar, los apicultores debiéramos entregar a los fruticultores argumentos sólidos de cómo nuestras colmenas pueden mejorar los resultados de sus huertos. También es importante explicarles que, para mantener esas colmenas, tenemos que comprar suplementos alimenticios, remedios, reemplazar abejas reina, costear traslados, y, lo más importante, debiéramos valorar nuestra mano de obra. Actualmente muchos apicultores cobran tarifas muy bajas, que apenas alcanzan a cubrir sus gastos, y lo hacen porque necesitan trabajar y porque no tenemos poder de negociación.

Usted es usuario de la tecnología BeeWaze. Cuéntenos cómo ha impactado esta herramienta es la gestión de su emprendimiento.
Gracias a BeeWaze logré mejorar los precios de polinización. Cuando negocié con los fruticultores les di 2 charlas: en la primera les expliqué cómo deben usar los plaguicidas y fungicidas para no dañar a las abejas, y en la segunda charla les mostré cómo funcionan los equipos BeeWaze.

Se me ocurrió poner los sensores de temperatura y humedad de BeeWaze fuera de las colmenas, y de esa forma pude aportar información útil a los productores de cerezos. Ocurre que, entre fines de septiembre y mediados de octubre, las heladas complican a los cerezos, entonces con el monitoreo que entrega BeeWaze, los fruticultores pueden echar a andar a tiempo sus equipos contra las heladas. Eso mismo me llevó a negociar mejor y subir mis precios.

Patricio Aguilera es Tesorero de la Asociación Gremial de Apicultores de Chile, agrupación que reúne a decenas de emprendedores del rubro. Aunque es una organización joven, han logrado participar en la discusión por la nueva Ley Apícola e implementar una vitrina para la comercialización de sus productos y servicios. Asimismo, están trabajando arduamente por crear una federación gremial, que aúne voces y fortalezca su capacidad de negociación.